Give Us a Call: (608) 782-7300

Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

La lactancia materna del bebé prematuro en la NICU

Durante algún tiempo, su bebé estará al cuidado de la NICU (unidad de cuidados intensivos neonatales). Es una experiencia de mucho estrés para las mamás, quienes suelen preocuparse por no poder amamantar a su bebé. Si su bebé está en la NICU, el mejor alimento es la leche de su pecho. Piense que su leche es en realidad un medicamento que nadie más puede producir. Este medicamento que usted produce está específicamente formulado para las necesidades de su bebé prematuro. La leche materna contiene muchos factores inmunológicos que ayudan a proteger a su bebé contra las infecciones. La leche materna también protege los intestinos de su bebé y les ayuda a desarrollarse y crecer.

En un principio, quizás no pueda amamantarlo directamente de su pecho. Pero sí podrá hacerlo a medida que el bebé se vaya fortaleciendo. Esta experiencia la permitirá establecer vínculos con su bebé y tener una mayor participación en su cuidado. 

En un comienzo, quizás usted no pueda proporcionar todo el alimento que su bebé necesita. Puede tomar un tiempo para acumular un buen suministro de leche. En esta situación se puede utilizar la leche de una donante. Además, puesto que los bebés prematuros necesitan más proteínas y calcio quizás sea necesario fortificar o complementar su leche. El proveedor de atención médica de su bebé conversará sobre esto con usted. Solo recuerde que cualquier cantidad de su leche que el bebé pueda tomar es importante. Incluso si su bebé nació muy prematuramente o está muy enfermo para tolerar grandes cantidades de leche, esta puede utilizarse para enjuagarle la boca. Enjuagar la boca del bebé le ayuda luego a tragarla y proteger así sus intestinos. También puede guardar la leche para usarla más adelante. Cuando usted lleve su leche a la NICU, el equipo encargado de la atención médica de su bebé también querrá saber si usted toma algún medicamento y en tal caso, cuál.

Mujer amamantando a un bebé prematuro recostada hacia atrás.

Mujer amamantando a un bebé prematuro en posición invertida.

Mujer amamantando a un bebé prematuro en posición de cuna cruzada.

Posición “recostada”

Posición de “fútbol americano”

Posición de “cuna cruzada”

¿Cómo comienzo y mantengo mi producción de leche?

Normalmente, la lactancia materna estimula al cuerpo para que produzca más leche. Si su bebé todavía no puede succionar, es importante que estimule sus pechos para que produzcan leche. La leche que junte podrá dársela a su bebé o guardarla para usarla más adelante. El mejor momento para empezar a usar la bomba sacaleches es dentro de las 6 horas siguientes al parto, cuanto antes, mejor. Si retrasa la extracción de leche, o no se extrae leche, es posible que no produzca una cantidad suficiente de leche para alimentar a su bebé. Utilizar la técnica de extracción combinada ayuda a aumentar la producción de leche, así como pasar tiempo piel a piel con su bebé. Aunque extraer la leche demanda esfuerzo y compromiso, la mayoría de las mamás encuentran que este proceso que hacen para alimentar a su bebé enfermo o prematuro es una experiencia gratificante.

Guía para usar la bomba sacaleches

  • Comience tan pronto como pueda después de haber dado a luz y utilice un método de extracción combinada.

  • Su equipo de atención médica puede enseñarle a extraer la leche usando solo su mano en esos primeros días. Durante los dos primeros días después del parto, esto puede ser muy útil para que extraiga el calostro para darle a su bebé que está en la NICU.

  • Aunque extraer la leche manualmente puede funcionar bien, una bomba eléctrica también puede ayudar. Extraiga la leche por lo menos de 8 a 10 veces por cada período de 24 horas. Trate de que sus pechos no estén llenos porque eso puede disminuir la producción. Cada mujer tiene una capacidad diferente de almacenamiento, así que el tiempo entre una extracción y otra puede ser diferente para cada una. Usted puede encontrar la rutina que mejor le funcione a usted.

  • Vacíe sus pechos cada vez que extraiga la leche. De nuevo, puesto que cada mujer es diferente puede tomarle más tiempo a usted que a otra mujer. Masajear suavemente los senos ayuda a vaciarlos mejor. Extraiga hasta que la leche deje de salir o, más o menos, por unos 20 minutos.

  • Trate de no pasar más de 3 horas sin extraer la leche.

  • Lávese muy bien las manos antes de manipular la bomba sacaleches o el equipo para recolectar la leche.

  • Asegúrese de descansar lo suficiente y tomar abundante líquido. Esto la ayudará a mantener la producción de leche.

  • De ser posible use una bomba sacaleches eléctrica. Este tipo de bomba es importante para mantener el suministro de leche cuando la mamá y el bebé están separados. El costo es mucho más que el de las bombas más comunes, pero puede rentar una de estas bombas para usarla en su casa. Si es necesario, el equipo de atención médica puede darle una receta para que el costo de este alquiler sea cubierto por el seguro médico.

  • Para extraer la leche de ambos pechos al mismo tiempo (sacaleches doble), use un equipo de recolección de leche doble que se conecte a la bomba sacaleches. La extracción doble incrementa la prolactina, que es la hormona que estimula la producción de leche de sus pechos. También ahorra tiempo.

  • Dese masajes suaves en los pechos antes y durante la extracción. Esto ayudará a que la leche “baje”. Masajearse durante la extracción ayuda a que la leche tenga un mayor contenido de grasa.

  • Comience con la bomba sacaleches en una velocidad de extracción baja e increméntela a medida que se vaya acostumbrando a la sensación. Use la mayor velocidad a la que se sienta cómoda. La enfermera puede enseñarle en el hospital cómo funciona la bomba. Para extraerse leche en su hogar asegúrese de leer las instrucciones de uso del fabricante de la bomba.

  • Si la bomba lastima sus pezones en cualquier momento, pregúntele a la enfermera cómo utilizar una copa de recolección más grande que usted sienta más cómoda. 

Importante: Después de extraerse la leche asegúrese de seguir las instrucciones del fabricante para limpiar el kit de recolección después de cada extracción. Esto puede ayudarle a prevenir que su bebé contraiga una infección.

Cómo conservar su leche materna

Es mejor para su bebé darle leche materna fresca que se acabe de extraer. Si no va estar con su bebé inmediatamente para darle la leche, puede guardarla para usarla más adelante. Para conservar la leche materna, en general se aplican las siguientes pautas:

  • Use recipientes estériles. Una enfermera de la NICU puede proporcionárselos o decirle dónde obtenerlos. Es mejor utilizar contenedores de plástico duro y no bolsas de plástico.

  • Etiquete cada botella siguiendo las instrucciones de la enfermera. A menos que le indiquen de otro modo, debe escribir el nombre del bebé, la fecha y hora en que fue extraída la leche, si la leche es fresca o congelada. El equipo de atención médica del bebé querrá saber también si usted toma algún medicamento y en ese caso, cuál.

  • No mezcle la leche de distintas sesiones de extracción.

  • Tenga siempre presente el tiempo de almacenamiento. Los hospitales pueden tener su propio proceso para conservar leche materna para los bebés hospitalizados. Por lo general, suelen emplearse los siguientes tiempos de almacenamiento recomendados para pacientes en la NICU. Estas recomendaciones pueden ser diferentes según el hospital. Pueden emplearse tiempos de almacenamiento más largos para bebés que no están en la NICU.

A temperatura ambiente

77ºF a 79ºF

25ºC a 27ºC

Usarla dentro de las 4 horas

Refrigerada

35ºF a 40ºF

1ºC a 4ºC

Lo ideal es usarla entre las 4 y las 48 horas

Congelada

0ºF a 4ºF

-18ºC a -20ºC

Usarla entre las 48 horas y los 3 meses según el tipo de freezer

Inicio de la lactancia materna

Antes de que su bebé esté listo para la lactancia materna, puede comenzar con una lactancia materna de práctica (no nutritiva). Esto significa colocarse al bebé en el pecho para que succione, sin pretender que coma.  Esto puede ayudar a la digestión de su bebé. La enfermera le ayudará a poner a su bebé piel a piel, es decir que el pecho desnudo del bebé estará sobre su pecho desnudo. Cuando los bebés son puestos piel a piel, tienen un control perfecto de la temperatura, un ritmo cardíaco más estable, respiración más pareja y menos estrés. Además puede ayudarle a evitar o superar la “aversión oral” (desagrado de que le introduzcan cosas en la boca). Algunos bebés desarrollan la aversión oral porque han tenido tubos en la boca para administrarle alimento y aire.

Su bebé comenzará lamiendo y saboreando, pero con el tiempo comenzará a prenderse del pecho y eventualmente a tomar algo de leche. La cantidad de leche aumentará a medida que su bebé se hace más fuerte. Una vez que el bebé se prenda del pecho, puede usarse un protector de pezón hecho de silicona muy delgada para ayudarle a mantenerse prendido hasta que el bebé esté más fuerte. A medida que aumente el tiempo en que el bebé pasa mamando, el personal de la NICU puede enseñarle a pesar al bebé antes y después de cada alimentación para evaluar cuánta leche está tomando.

Aprender a alimentar es un proceso muy gradual, como lo es por ejemplo aprender a caminar. Normalmente toma varias semanas para que el bebé pase por este proceso. Esto es cierto tanto si el bebé está aprendiendo a amamantarse o a tomar del biberón.

Consejos para sostener a su bebé mientras lo amamanta

  • Asegúrese primero de estar cómoda.

  • Para darle un buen soporte, sostenga la cabeza del bebé con la mano y el cuerpo con la muñeca y el brazo.

  • Mantenga el cuerpo del bebé alineado con la cabeza y el cuello. El cuerpo del bebé debe estar en contacto con su propio pecho y estómago.

  • Siéntese en una posición cómoda, de manera que no quede inclinada sobre el bebé. Pruebe a hacer esto: Siéntese en el borde del asiento y recuéstese en el respaldo. Coloque al bebé en su pecho y dele la oportunidad de moverse para alcanzar su pezón. Acerque al bebé hacia el pecho, no el pecho hacia el bebé. 

  • Utilice almohadas u otros soportes para la espalda y los brazos mientras sostiene a su bebé.

Posiciones para amamantar

Los bebés prematuros deben alimentarse en posiciones que brinden apoyo adicional al cuello y la espalda. Las  posiciones siguientes son las más seguras para amamantar a los bebés prematuros: 

Posición “recostada”

Recuéstese en un asiento con su cuerpo en un ángulo de 45 grados. En esta posición, su pecho estará bien ubicado para que el bebé se mueva sobre su estómago. Todo el cuerpo del bebé estará apoyado y podrá usar sus reflejos para moverse hacia el pezón, encontrarlo y comenzar a alimentarse. Esta deberá ser la posición más cómoda para los dos. Usted tendrá una mano libre porque su cuerpo estará sosteniendo al bebé.

Posición de “fútbol americano”

Coloque una almohada al lado del pecho que vaya a usar. Acueste al bebé sobre la almohada a la altura de su pecho de manera que la parte inferior del cuerpo del bebé esté más abajo que su cabeza.  Sostenga la cabeza del bebé poniendo sus dedos entre las orejas y el cuello del bebé. Use su antebrazo para darle apoyo a los hombros y la columna vertebral.  El cuerpo del bebé debe quedar de frente a su cuerpo de manera que pueda colocar las piernas del bebé entre su brazo y su cuerpo. Con la otra mano puede sujetar su pecho  Si está amamantando gemelos, eventualmente podrá usar esta técnica para alimentarlos a ambos bebés a la vez. Pero al principio cada bebé requiere una atención individual focalizada durante la alimentación. 

Posición de “cuna cruzada” o de “mano opuesta”

Colóquese una almohada en su regazo y acueste a su bebé sobre el regazo a la altura del pecho. Asegúrese de que la parte inferior del cuerpo del bebé esté más abajo que la cabeza apoyada en la almohada que deberá quedar al frente suyo y tocando su cuerpo. Sujete la cabeza y la nuca del bebé con la mano y el brazo opuestos al seno que va a usar. Sostenga la cabeza del bebé justo debajo de las orejas, donde termina la nuca. Con la otra mano sujete su seno.                                                    

Revisor médico: Image reviewed by StayWell medical illustration team.
Revisor médico: MMI board-certified, academically affiliated clinician
Revisor médico: Trevino, Healther, M., BSN, RNC
Última revisión: 3/1/2017
© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by StayWell
About StayWell | Terms of Use | Privacy Policy | Disclaimer