Give Us a Call: (608) 782-7300

Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

Información de la prueba de provocación bronquial con metacolina

La prueba de provocación bronquial con metacolina es un tipo de prueba de la función pulmonar. Esta prueba se hace a menudo para ayudar a diagnosticar el asma si hay determinados síntomas. Si ya le diagnosticaron asma, se la puede usar para saber si el medicamento es eficaz y si la enfermedad está bajo control. También se la conoce como prueba de broncoprovocación.

Como se hace la prueba de provocación bronquial con metacolina

El proveedor de atención médica le pedirá que respire (inhale) una pequeña cantidad de metacolina, un medicamento que provoca la constricción (el estrechamiento) de las vías respiratorias de los pulmones del mismo modo que el asma. Si es asmático, las vías respiratorias se le estrecharán cuando inhale la metacolina.

Antes y después de que inhale el medicamento, le harán una prueba de la respiración llamada espirometría que permite medir la cantidad de aire que puede inhalar y la rapidez con la que puede expulsarlo. Esto permitirá saber si hay cambios en la función pulmonar. Si no los hay, seguirá inhalando cantidades mayores o dosis más fuertes de metacolina para la prueba.

Riesgos de la prueba de provocación bronquial con metacolina

Se considera que esta prueba es segura, pero puede causar estas reacciones:

  • Mareos o sensación de aturdimiento

  • Opresión o dolor en el pecho

  • Tos

  • Silbidos al respirar

  • Falta de aliento

Su proveedor de atención médica o un técnico de laboratorio lo vigilarán atentamente durante la prueba. Infórmeles si tiene cualquier dolor leve o problemas para respirar durante su realización. Si en los resultados de la prueba se observa que la metacolina redujo la función pulmonar o si tiene síntomas respiratorios, se le administrará un medicamento (un broncodilatador) que ayudará a despejar las vías respiratorias.

No debe someterse a esta prueba en los siguientes casos:

  • Está embarazada o cree que puede estarlo.

  • Está amamantando.

  • Tiene presión arterial que no está controlada.

  • Tuvo un ataque al corazón o un ataque cerebral en los últimos 3 meses.

  • Tiene un aneurisma aórtico o cerebral.

  • Los valores de la función pulmonar son bajos después de la primera espirometría basal.

Puede que haya otras razones por las que no debe someterse a esta prueba. Hable con su proveedor de atención médica acerca de cualquier preocupación que tenga.

Antes de la prueba

Cómo prepararse para la prueba:

  • Dígale a su proveedor de atención médica todos los medicamentos que usa. Esto incluye los medicamentos con receta y los de venta libre, además de vitaminas, hierbas y otros suplementos. Es posible que deba dejar de administrarse algunos de esos medicamentos o todos antes de la prueba.

  • Informe a su proveedor si tuvo un resfriado o una infección en las vías respiratorias altas en las últimas 4 semanas.

  • No coma ni beba nada que contenga cafeína durante por lo menos 4 horas antes de la prueba. Esto incluye el chocolate, el café, el té y las gaseosas.

  • Siga las demás instrucciones que le den respecto de no comer ni beber antes de la prueba.

  • No fume durante por lo menos 6 horas antes de la prueba.

  • No haga ejercicio físico durante por lo menos 6 horas antes de la prueba.

Siga todas las demás instrucciones que le den para antes de la prueba.

Durante la prueba

La prueba se puede realizar en el consultorio de su proveedor de atención médica o en un laboratorio especializado en la función pulmonar. Lo que puede esperar:

  • Lo primero que hará es una prueba de respiración (espirometría), que permitirá saber cómo están funcionando los pulmones y cuál es la función pulmonar de base. Para esta prueba, se le pedirá que se siente derecho. Le colocarán un broche en la nariz y le darán una boquilla de plástico que estará conectada a un espirómetro. Tendrá que apretar los labios con fuerza alrededor de la boquilla para lograr un sello hermético. Respirará hondo y mantendrá el aire durante unos segundos. Luego lo expulsará con tanta fuerza como pueda en la boquilla.

  • A continuación inhalará la metacolina en forma de vapor a través de un nebulizador.

  • Si no hay modificaciones en la función pulmonar o usted no tiene síntomas, el proveedor le indicará que inhale otra dosis baja de metacolina.

  • Después de esto, repetirá la espirometría.

  • Si no tiene ninguna reacción a la metacolina, continuará con la prueba. Tras cada prueba de respiración, inhalará una dosis mayor o más fuerte del medicamento. Posteriormente hará una espirometría.

  • Informe al proveedor si tiene cualquier dolor leve o problemas durante la prueba, por ejemplo, mareos o sensación de aturdimiento, dolor u opresión en el pecho, tos, silbidos al respirar o falta de aliento.

  • El proveedor detendrá la prueba cuando aparezcan los síntomas respiratorios, por ejemplo, silbidos al respirar, dolor en el pecho, tos o falta de aliento. O bien, cuando en la espirometría se observe que se produjo un estrechamiento importante de las vías respiratorias.

  • Después de la prueba, le administrarán un medicamento (un broncodilatador) para reabrir los pulmones.

  • Le harán otra prueba de respiración a fin de comprobar si los pulmones volvieron a la normalidad.

  • Permanecerá en la zona de pruebas hasta que la respiración se haya normalizado. Tal vez le pidan que espere una hora o más tiempo hasta que pueda irse a su casa.

Después de la prueba

Después de la prueba, puede retomar su dieta y sus actividades normales. Puede volver a tomar sus medicamentos, salvo que el proveedor de atención médica le indique lo contrario.

Su proveedor hablará con usted sobre los resultados de la prueba. La prueba es positiva si la metacolina reduce un 20 % o más su capacidad respiratoria en comparación con los valores de base. El resultado que da positivo de la prueba significa que tal vez tiene asma. El resultado que da negativo significa que probablemente no tiene asma.

Última revisión: 1/1/2021
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.
Powered by StayWell
About StayWell | Terms of Use | Privacy Policy | Disclaimer